22/9/15

Tuya

De repente apareciste en mi vida, 
mi mundo se cimbró ante tu desapego, 
tu ironía se incrustó en el pecho, 
haciendo una herida que aún sangra, 
a mí que soy mordaz, sin proponérmelo. 

De repente volviste a hablarme, 
mi mente siempre ha sido poderosa y te rechazaba, 
tanto dolor no merecido no tenía justificante, 
aunque bien lo dicen, 
el cuerpo expresa lo que la razón rechaza. 

Estremecida, 
con el pulso acelerado, 
el roce de tu dedo por mi mejilla 
y ya a tus pies me tenías sometida. 

Apasionado, 
eróticamente ilusionada, 
me di cuenta que no era yo 
la que a tus caricias respondía, 
no era yo a quien provocaba tu mirada, 
no era yo……no me reconocía, 

Era alguien más profunda
un alma sostenida por frágiles hilos 
que tú, cazador de rebeldes dominabas. 

De repente y sin darme cuenta, 
aquí estoy, 
enlazadas nuestras lenguas en un beso 
que me roba los sentidos, 
me hace trastabillar entre tus brazos 
y me marca como 
TUYA